Trabajar en el hogar y los hijos

Finalmente consigues un trabajo temporal como contratista independiente: felicidades, estás oficialmente trabajando en casa y la pregunta es: ¿Cómo voy a cuidar a los niños y trabajar al mismo tiempo?

Lo interesante acerca de trabajar en casa y ser padre de familia, es que una vez que consigues trabajo te das cuenta que las cosas no son como lo imaginabas. Tus hijos no jugarán en paz en la esquina de una habitación mientras que trabajas en el otro lado. Más bien, el escenario más probable será te irás a sentarte para comenzar a trabajar y el caos y los disturbios se desatan. Los niños se quitan los pañales por su cuenta. Comienzan a pelear y gritar por los juguetes. Se dirigen a ti con una sarta de necesidades y deseos: Estoy hambriento, tengo sed, no encuentro mis cosas. En pocas palabras: destruyen la casa.

A pesar de todo esto, es posible que trabajes en tu hogar con tus hijos.  Sólo necesitas un poco de planeación.

  • ¿Existe algún momento que tus hijos pueden jugar mejor sin tu intervención o participación? Para la mayoría de los niños, este tiempo es el primer par de horas después del desayuno. Les das su desayuno, los vistes, cepillas los dientes y los envías en dirección de sus juguetes. Después te sientas y terminas tu trabajo.
  • Tus hijos, ¿toman siesta? Toma ventaja de la hora en la que los niños toman su siesta para hacer tu trabajo.
  • Elabora un horario para jugar con tus hijos y horario de almuerzo. Si ellos saben cuándo tendrán tu atención -incluso si es sólo para hablar contigo mientras preparas su almuerzo- es más probable que te den un respiro en otros momentos.
  • Tus hijos esperan que tu respondas a cada solicitud que ellos hagan. Ahora es buen momento para ayudarles a ser un poco más independientes. Prepara bocadillos y bebidas que puedan tener en áreas de fácil acceso para que ellos mismos puedan servirse. Enséñales a usar el control remoto de la televisión y los canales que les permites ver. Muéstrales dónde están sus crayones y libros para colorear y donde pueden pintar.
  • Prepare tu área de trabajo cerca de donde tus hijos están jugando. Esto permitirá que los tengas un poco vigilados. Es increíble como detenerse durante 30 segundos para hablar con tus hijos o sostenerlos en tu regazo te ayudará a mantener el control y el caos al mínimo.
  • Si todo falla, busca algún amigo con un hijo adolescente que te ayude con los niños. El adolescente puede observar y jugar con tus hijos mientras tu trabajas en otra zona de tu hogar. Esta opción tiene dos ventajas. En primer lugar podrás terminar tu trabajo. Segundo, tus hijos se beneficiarán de jugar con el hijo de tu amigo, ya que éste aún recuerda divertidas canciones, historias y juegos que tu de seguro ya has olvidado.
VN:F [1.9.15_1155]
Califica este articulo
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *